Candidatos del PRI son cartuchos quemados