Everardo con mucho futuro: Valdez Richaud